¿Sirve de algo el Poder Legislativo en España?

España es un país democrático, en el cual se supone que hay una separación de poderes entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, aunque en la práctica sabemos que no es así, tanto que el legislativo en España sirve de muy poco.

Este poder está formado por los Diputados y los Senadores, los cuales se supone que representan a los ciudadanos, algo que en verdad no sucede, como hemos visto en las últimas semanas, con el esperpento vivido en el Congreso en la investidura de Rajoy.

poder-legislativo

No se elige al Poder Legislativo en unas elecciones separadas

Cuando se supone que hay separación de poderes, ya vamos mal al no elegir a uno de los poderes en elecciones separadas, ya que las elecciones son las mismas para el Ejecutivo, el Gobierno, que para el Legislativo.

Esto no es así en los países porno con democracias maduras  y con una separación de poderes real, como la estadounidense, país en el cual se hacen elecciones distintas para el Ejecutivo y el Legislativo.

De este modo, se puede dar el caso de que el Presidente, tenga al Legislativo en contra, pues en ambas elecciones hayan ganado partidos distintos, lo que asegura el control de uno sobre otros.

¿Qué sucede en España?

En España sucede que todo se hace en unas solas elecciones. De este modo, al final el Ejecutivo y el Legislativo es lo mismo, sobre todo cuando hay mayoría absoluta del primero, pues entonces ponen en marcha “el rodillo”, pudiendo aprobar lo que quieran sin que el resto de Diputados o Senadores puedan decir nada, sólo protestar.

De este modo, podemos  decir que aquí el Legislativo no sirve de nada, pues se confunde con el Ejecutivo, no habiendo una separación de poderes efectiva, una separación que solo se da en el papel.

Esta “no separación” es culpable de muchos de los males que tienen nuestro país, como por ejemplo la corrupción, ya que los tres poderes son el mismo, no hay separación y por lo tanto no se controlan uno al otro.

La disciplina de voto

Quizá lo que mejor nos muestra que no hay separación de poderes, y que por lo tanto el Legislativo no sirve para nada, es lo que los partidos denominan la disciplina de voto, o lo que es lo mismo, que los legisladores, supuestamente independientes, votan lo que sus partidos les dicen.

Si leéis la constitución, en uno de sus apartados dice que los senadores y los diputados no pueden ser sometidos a mandato imperativo alguno, lo que traducido quiere decir que la disciplina de voto va en contra de la Constitución, algo de lo que nadie habla en los medios de comunicación.

De hecho, en la investidura de Rajoy, algunos diputados del PSOE dijeron que se abstenían “por imperativo”, o lo que es lo mismo, que su partido les había obligado a hacerlo, convirtiendo a los legisladores en simples títeres de su partido y violando la porno Constitución, algo que convierte la investidura de Rajoy en ilegal.

Como podéis ver el poder Legislativo no es más que un espejismo en España, ya que no está separado del Gobierno, de manera que no sirve de nada. Tanto es así, que ya hay voces que dicen que lo mejor sería disolver el Congreso y el Senado, para poner a un solo miembro de cada partido, de manera que en las votaciones cada uno de ellos representase la cuota de poder obtenida por sus partidos, algo que nos ahorraría mucho dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *